¿Qué es la Psicosis?¿En qué consiste?.

 

1¿Qué es es la Psicosis?.

La psicosis es una experiencia subjetiva, en la cual se pierde el contacto con la realidad, al alterarse la percepción, el estado de ánimo, el pensamiento y la consulta. Como resultado de ésta alteración se producen síntomas psicóticos, es decir, delirios y alucinaciones.Éstos síntomas provocan una antes y después en la vida de la persona, y limitan de manera notable su vida y su funcionamiento.

El origen de la Psicosis, con la Esquizofrenia, es aún desconocido, la teoría más aceptada es el Modelo Vulnerabilidad-Estrés.Según este modelo la persona que desarrolla una psicosis posee una predisposición genética, que junto con factores estresantes (experiencia en la infancia, en su desarrollo, etc), le predisponen a una vulnerabilidad al estrés.De tal manera que antes determinados factores estresores, como las drogas, cambios importantes en la vida, pérdidas de figuras importantes para la persona, etc, puede desarrollar síntomas psicóticos.

El origen de la Psicosis, con la Esquizofrenia, es aún desconocido, la teoría más aceptada es el Modelo Vulnerabilidad-Estrés.

2.Síntomas Claves.

Los delirios son ideas verosímiles o extravagantes basadas en una interpretación errónea de la realidad, que condicionan la conducta de la persona y que no son accesibles a la crítica, normalmente la temática es de  perjuicio o autorefrencialidad. Popularmente éstas ideas se conocen como «paranoias».

Las alucionaciones son un alteración en la percepción en la cual la persona percibe a través de la vista el oído, el olfato, etc, un estímulo que no existe.

Los ejemplos típicos, son las alucinaciones auditivas, en forma de voces que insultan a la persona. También las alucinaciones visuales en la cual se ven animales, insectos o personas que no existen , y que provocan gran angustia en la persona.

 

3.Cómo evoluciona la psicosis.

Los delirios y alucinaciones, pueden aparecer en un único episodio, o dentro de un trastorno a largo plazo, como la Esquizofrenia.Cuando se dan en trastornos de larga duración, se alternan periodos asintomáticos, con otros con síntomas psicóticos, conocidos como crisis o recaídas.

Las recaídas, pueden deberse al curso de la enfermedad, o al abandono del tratamiento, siendo esto último muy frecuente, y evitable , con un tratamiento y seguimiento adecuado.

4.Tratamiento.

El tratamiento de las Psicosis, requiere un tratamiento individualizado y personalizado, siendo necesario una intervención a nivel Psicológico (Psicoterapia) y nivel farmacológico.

Los tratamientos psicofarmacológicos más comunes son los antipsicóticos, los ansiolíticos, los antidepresivos, y los estabilizadores del ánimo.

¿Para qué valen cada uno de ellos?.

Antipsicóticos:

Para tratar los síntomas psicóticos o las fases maníacas de los trastornos bipolares.

Estabilizadores del ánimo:

Para las fases maníacas en los trastorno bipolares, y prevenir las recaídas en trastorno afectivos.

Antidepreisvos:

Para el tratamiento de la depresión, de la ansiedad, y de las obsesiones.

Ansiolíticos:

Para el tratamiento de la ansiedad, del insomnio,etc.

5.Adherencia al tratamiento.

han salido diversas formulaciones, que se administran en forma de inyectables de larga duración.

La calve para el tratamiento del la psicosis y mejorar el pronostico, es realizar un tratamiento adecuado y continuado, la mayoría de los paciente se ven tentados a abandonar la medicación, por diversos motivos,como prensar ya están mejor y no hace falta, que son adictivos, que son malos para la salud, o que se aburren de tonar un tratamiento diario.

En los últimos años, se ha enfocado el tratamiento de la psicosis, poniendo hincapié en la Adherrencia Terapeútico, y para ellos han salido diversas formulaciones, que se administran en forma de inyectables de larga duración.Éstos antispcióticos de larga duración, se pueden administrar de manera mensual y trimestral.Las fármacos de mayor uso en la actualidad  son Abilify Mainetna, Xeplio y Trevicta.

se ha mejorado el pronóstico de los trastornos psicóticos, al mejorar la adherencia terapeútica y disminuir el número de recaídas.

Con la aparición de éstos tratamiento se ha mejorado el pronóstico de los trastornos psicóticos, debido a que una de las principales causas de las recaidas es el abandono del tratamiento, produciendo más recaídas, mayor consumo de tóxicos, y a la larga peor respuesta a los tratamientos y mayor incapacidad funcional en la persona.